Dr. Jorge A. Traverso


Lo Posible de Curar.

Resumen:

Se expone un caso clínico con una patología mental grave, y la ayuda que brindan dos síntomas previos al desencadenamiento de la misma para administrar un remedio que posibilita mejorar pequeños elementos que traban la vida del paciente, permitiendo que pueda expresarse mejor.

Palabras Clave:

Esquizofrenia. Hydrocianicum acidum.

Traducción

Derivación

Una docente de AMHA me refiere su intención de derivar a nuestra cátedra un paciente Psicótico.

Insiste que esté presente cuando el mismo sea entrevistado en la toma del caso, para conocer mi opinión .

El hecho fue que azarosamente como el paciente concurre la última semana de 2000, no me encontrara en la cátedra ese día, siendo atendido por un pequeño grupo de colegas. Creo que fue importante que no me hallara presente, para no tomar partido ni estar influenciado por el imaginario de varios profesionales a la vez, que por el tipo de patología y el discurso que seguramente desplegó el paciente, supongo poco esperanzado en cuanto a posibilidades de mejoría.

Asimismo, como tampoco estuvieron otros profesionales que provienen del campo psicoanalítico, la historia tuvo la impronta ingenua y valiosa que provee el no conocer patologías psíquicas que hubieran colocado distintos sellos diagnósticos.

Historia

La historia tomada ocupó seis renglones en total, que reflejan la dificultad de extraer síntomas, que no condice con la forma y la extensión que habitualmente tienen las mismas..

Se registra que tiene 40 años, soltero, sin ocupación y que vive con un hermano de 38 años y el padre de 75.

Transcribo: "Locuacidad cambiando de un tema a otro.

Teorizador. Lenguaje parlanchín. No puede terminar la frase. Suspiros.Temor a tomar el remedio homeopático (¿a ser envenenado?)."

Como vemos ni siquiera se pudieron tomar síntomas generales o deseos y aversiones.

Se indicó Lachesis 30 en plus.

Evolución

En enero es controlado por un profesional a cargo de la atención que se instrumenta en verano para las consultas esporádicas y no pautadas que se presentan en dicha estación.                   Pasado un mes, sigue igual. Se tomó que tenía ilusiones con personas fallecidas, ansiedad de conciencia y se repite la misma prescripción.

Tercera consulta

A fines de marzo en su tercera consulta, lo veo por primera vez en el consultorio de extensión de cátedra. En éste, una situación relevante es que casi siempre está presente un segundo profesional, que asume involuntariamente el rol de testigo, contando así con otra opinión cuando se evalúa la evolución de los pacientes, sirviendo como moderador de la idea que  puede surgir en el médico tratante directo en cuanto a mejorías o no de los pacientes, que a veces sólo responden a expectativas sin correlato con la práctica.

.            Aparece diciendo que está triste y angustiado. En un lenguaje incoherente trata de relatar cosas del pasado. Refiere que tiene un viejo diagnóstico de esquizofrenia, que sólo trabajó un tiempo a los 18 años en un negocio del barrio, pero que no lo quisieron mas.

Vuelve a relatar que vive con el padre y un hermano; se toma Temor a la gente y a tomar el remedio que puede estar envenenado.

Como aparentemente no hubo cambios se decide administrar una dosis de Lachesis 50 M para "agotar" el remedio, como expresa en similares ocasiones la Dra. M. Moizé y esperar.

 

Concurre al mes, el 14 de mayo de 2001, donde se aprecia mejor no solo que se expresa con un lenguaje incoherente y que no termina las frases, sino que desde la óptica de la patología mental que porta expresa en forma inconexa las ideas que le surgen y preguntas que se ha hecho en su vida.

Por ejemplo dice que recuerda que en la escuela primaria escuchaba decir que la misma es el "segundo hogar"...entonces él se preguntaba: ¿y cual es el primero? y ¿de quien? . Dice que nadie lo explicaba.

Además se muestra muy bien el lenguaje concreto que usa y la falta de metáfora. Ante mi pregunta  señalándole la dirección que dio le digo "¿Ud. vive allí?"; me contesta "bueno, a veces salgo a comprar algo", con lo cual expresa que como no está en forma permanente y continua no me puede decir que vive permanentemente allí.

Esto nos plantea interrogantes sobre ciertos asuntos:

No tenemos idea de como llega hasta la Asociación desde el barrio donde vive, que a pesar de estar en la Capital es muy alejado, no hay un solo colectivo directo y nos preguntamos como resuelve cualquier avatar  que surja en el trayecto.

Además se lo ve siempre limpio y correctamente vestido, y paga las consultas, que nos plantea como viven los tres varones en la casa sólo con la jubilación del padre, recordando que ambos hermanos no trabajan.

Le indico Hyosciamus 50 M.

Quinta consulta

Vuelve al mes sin muchos cambios y contestando en forma incoherente.

Relata que ese día a tres cuadras de su casa sintió que no podía controlar las piernas y tuvo que sentarse. Dice que hace 25 años eso le pasó en la terraza de su casa.

Por suerte refiere que el día anterior estuvo en la casa otro hermano que fue para llevarse al padre que estaba enfermo a vivir con él, y que en un momento le dice (a nuestro paciente y al otro hermano que vive allí): " ustedes tendrían que estar internados".

La reflexión de nuestro sujeto es: "los colectivos tienen número de interno".

Se aumenta la dinamización a Hyosciamus 100 M y se le indica que la próxima vez concurra con su hermano sano, para ver que puede aportar de lo que observó para hablar de internación.

 

Aportes del acompañante

El 30-7-01 lo acompaña el hermano sano. Nos dice que hace casi 25 años que no vive con ellos por lo cual no conoce muchos detalles; la última vez que estuvo en la casa fue para llevarse a su padre porque los hermanos no pueden cuidarlo.

Del otro hermano nos cuenta que anda siempre por la calle por un delirio de persecución, que los padres siempre andaban en cosas de espiritismo y la madre era psicótica.

De nuestro paciente nos dice que una vez fue internado por delirio violento, que a veces tenía la cara roja y espuma en la boca, pero que eso fue hace mucho y no sabe si se repitió.

Lo que sí fue valioso es que por algo que dice el paciente de su temor cuando está cruzando  la calle y el temor a todo que es permanente, su hermano nos confirma que esos dos temores los tenía desde chico y los mantuvo hasta la actualidad.

Advirtiéndole al hermano sano que este será el último intento terapéutico con medicación homeopática, puesto que hasta ahora no había habido ningún cambio, ni siquiera mínimo, se cruzan esos dos síntomas y se observa que hay un solo remedio que figura en ambos y se indica Hydrocianicum acidum 50 M y volver al mes.

 

10-9-01

            Algo mejor. En esto coincidimos los dos profesionales que lo hemos atendido antes. Dice: "Me da angustia mi condición, que es parte de mí". Se lo observa mas conectado.

Se repite la indicación de Hydr-ac. 50 M una microdosis.

 

Simultáneamente, surge azarosamente un dato que desconocíamos: una médica psiquiatra que asiste como alumna de primer año a la cátedra de los jueves, se acerca para expresar su asombro por los efectos de la homeopatía en un paciente psicótico que ella hace participar en un grupo terapéutico de un Centro Comunitario en Mataderos.

Al nombrarlo, descubrimos que es este mismo paciente del que estoy desarrollando el caso y llamativamente me cuenta esto luego de habérsele cambiado el remedio a Hydr-ac. La mejora que ella ve es que se preocupa mas por los otros y por lo que pasa en el Centro.

Sería una confirmación inesperada de la mejoría.

Asimismo se resuelven así ciertos interrogantes que teníamos. En ese Centro comunitario ayudan a gente como este paciente, que es del barrio y de la comunidad religiosa.

Ellos le pagan la consulta de la Asociación, puesto que saben que nunca quiso psicotrópicos; luego le encargan el remedio y lo reciben allí.

Asimismo, le ofrecen asistencia grupal y le proveen una caja de alimentos y ropa en forma periódica.

Nos informa esta colega que el paciente concurre al grupo dos veces por semana, desde hace un año.

Octava consulta

Cuando concurre el 22-10-01 puede contar mejor lo que le pasa.

Habla muy rápidamente, verborrágicamente, pero aunque se lo observa muy acelerado está mas coherente en el relato.

Nos dice por ejemplo que no puede viajar en esos colectivos nuevos que tienen asientos al revés (el pasajero se sienta en posición inversa al sentido de marcha), porque "me llevan a donde no quiero".

Además relata dos programas de TV. Ríe al repetir un diagnóstico que alguna vez le dieron.

Se indica el Hydr-ac. 10 M en plus.

A los tres días nos encuentra la colega que lo asiste en el centro ya mencionado.

Sigue impresionada con la mejoría que observa desde septiembre, que resume en dos cuestiones:

a)      Tuvo una discusión fuerte con ella, diciéndole que no lo atendía desde el corazón, y que solo si le pagaba a lo mejor lo hacía. Fue la primera vez en muchos años que la enfrentó, y luego que ella le puso límites él se retiró y luego a los diez días vino a pedirle disculpas.

b)      Por primera vez en su vida el paciente se empezó a interrogar sobre la diferencia entre los sexos: le dice a ella que nunca estuvo con una mujer.

Le dieron dinero en el Centro Comunitario para que fuera a un prostíbulo un sábado. Luego volvió y pidió mas para ir el domingo y fue. Aparentemente  se comunicaron luego con la prostituta, y supieron que solamente se dedicó a mirarla pero que no hubo ninguna erección, aún con estímulo manual directo sobre su pene. De todo esto algo le contó también el paciente a la terapeuta.

 

Con el desarrollo expuesto se nos abren varias líneas de especulación doctrinaria.

Por principio, cuando se habla de curación, ¿ a que tipo de mejoría se refiere un posible expositor?, puesto que puede ser una remisión total de los síntomas que llevaron a la consulta, un comienzo de cura de una patología crónica, o como vemos en este caso, que nos enfrentamos con una enfermedad mental severa y que ocupa casi  toda la vida de un paciente, ¿qué es lo posible de curar aún sin remover la base de la enfermedad?.

Por otra parte, vemos lo importante que es detectar síntomas que han ocupado la vida del sujeto mas allá del comienzo de la enfermedad, sobre todo cuando la misma es mental.

Los dos temores referidos y confirmados por un familiar directo, tienen una connotación neurótica infantil previa al momento en que se precipita en la psicosis.            Con estos dos síntomas, poco relevantes, encontramos al cruzarlos el único remedio que figura en ambos, que no podríamos decir que es de aplicación frecuente.

 

Materia Médica

De los síntomas mentales, escasos, en la Materia Médica figura "la insensibilidad a los estímulos externos, no sintiendo ningún dolor y que en la insanía está insensible".      

Ni del anterior ni del "delirio furioso y agitado" padece el paciente. Sí se podría homologar en el "no poder pensar y la aversión a todo trabajo mental o físico". También en la "depresión, tristeza y angustia" que figuran y que esboza cuando expresa "me da tristeza mi condición".

De los síntomas generales, "la extrema debilidad con postración que localizada en los miembros inferiores al comienzo puede llegar a una verdadera parálisis", nos recuerdan

lo que dijo en la quinta consulta, el 25-6-01, que no podía controlar las piernas y tuvo que sentarse, que lo comparaba con otra vez que le pasó hacía veinticinco años.

No manifestó sintomatología de "gorgoteo en esófago al beber", que es un verdadero síntoma clave.

 

Doctrina

Simultáneamente, desde la doctrina transmitida por Kent, podemos ser criticados por actuar como meros prescriptores, ya que administramos un remedio por dos síntomas que figuran en un Repertorio sin que haya una imagen de similitud mas acabada entre el enfermo y lo que nos dice la Materia Médica.

 

Lo posible de curar

De un enfermo sumergido en el océano de sufrimiento que presupone una enfermedad crónica mental como la que porta, y que gracias a dos síntomas podamos administrar un remedio que aunque no lo cure logre que pueda expresarse un poco mejor, que pueda interrogarse sobre la diferencia, sea la sexual o la de matices, que pueda enojarse y también disculparse, que pueda intervenir un poco mas en un grupo terapéutico, creemos que son los pequeñísimos hitos de lo que se puede mejorar y que justifica la tarea y el esfuerzo de tratar de introducirse en la temática del paciente para luego alejarse de la misma y actuando como observador libre de prejuicios ejecutar los pasos necesarios para aliviar aún en pequeña escala "lo posible de curar".

Bibliografía

Repertorio SYNTHESIS. Edition 6.1   Homeopathic Book Publishers. London.

Antecedentes

Publicaciones Generales

Publicaciones Médicas