Dr. Jorge A. Traverso


 HOMEOPATÍA


Al observar la aparición en español de una revista que aparece desde los ochenta en otros idiomas, y recorrer los artículos editados en la misma, HOMOEOPATHIC LINKS, surgen varias cuestiones que hacen a la diferencia con que puede encararse una disciplina, aunque se la llame por el mismo nombre, que hace tambalear a cualquiera que diga ejercer la homeopatía.
Ya en el primer artículo, "Buscando un camino que defina la Homeopa-tía", su autor, holandés, nombra varias corrientes, de las que interesa cir-cunscribir dos: 1) Homeopatía clínica, que necesita conocimientos médicos para llegar al "diagnóstico en el que basa la prescripción". Según alguien que ejerza esta práctica, puede afirmar: "el paciente padecía una cistitis y des-pués de Cantharis los síntomas desaparecieron, por lo tanto no tuvimos que prescribir antibióticos".
2) Homeopatía clásica, basándose en la curación si se acompaña de una mejoría en el bienestar existencial del paciente. Se llega a éste a través de la Ley de similitud, contando con la Materia Médica y la Repertorización, tomada basándose primero en la Biopatografía.
Luego vemos artículos sobre Conium.
Dos casos que presenta una autora neozelandesa. Llaman la atención: a pesar de transcribir una historia muy completa, donde hay muchas frases textuales de la paciente que ayudarían a tomar bastantes síntomas mentales, prescribe Conium basándose en el motivo de consulta, tumor mamario y cansancio casi paralizante, repertorizando un solo síntoma mental: Tristeza por deseo sexual suprimido y luego dos síntomas de Boca, tres de Pecho, uno de Abdomen, uno de Vértigo y uno de Extremidades.
Un año después refiere mejoría de todos los síntomas, aún los de la vida diaria que no se repertorizaron y reducción del tumor mamario sin adherencias ni ganglios linfáticos.
En el segundo, luego de historiar un trastorno neurológico y el de la pérdida del marido, le administra Conium. Relatando la evolución, se nota que la paciente aporta muchos síntomas mentales. Además de transmitir el éxito total después de tres años, la autora expresa: a) que no había repertorizado el caso antes de darle el remedio. b) dice que si retrospectivamente lo hiciera, tomaría los síntomas: tres Mentales (tristeza por deseo sexual suprimido; rehuye la luz y supersticioso. Luego tres de Extremidades, uno de Cabeza, uno de Vértigo y uno de Boca, de los que no hay demasiadas modalizaciones).
Este asombro no sería tal si en los llamados síntomas locales hubiera alguno raro, extraño o peculiar, lo que no es así, y si no fuera necesario preguntarse por qué no tomó en cuenta otros síntomas mentales que se habían recogido.
Otro autor, austríaco, elige cuatro casos de Conium, los relata muy brevemente y concluye con el final feliz logrado con el remedio. Los datos aportados no permitirían tal vez que otro repertorizara para confirmar que son casos de Conium.
Luego entramos en trabajos con remedios logrados a partir de arañas.
Dos casos de Aranea ixobola, de autor hindú.
1) Historia con abundantes síntomas mentales en un cuadro asmático sin respuesta a tratamientos alopáticos. Tiene once años.
Dice el autor: la primera impresión que me vino a la mente fue Taréntula por la inquietud y lo travieso, pero luego se dirige a la rúbrica Burlarse por ser su característica más llamativa, que le proporcionaba gran placer. Aranea ixobola le llama la atención por ser un remedio de araña y por haber leído la experimentación patogenética de Julián. Refiere a las cinco semanas mejoría del 99%.
2) Del otro caso, de catorce años y un eczema crónico, también resalta la característica de burlarse, aunque hay otros síntomas mentales.
Primero le administró Taréntula, sin muchos cambios, y por un brote de granos en la piel indica Aranea ixobola, que limpia la piel y mejora el eczema en un 50%.
Otro autor, italiano, también toma una historia muy completa, repertorizando sólo dos síntomas mentales: Ilusión, agrandado- Ilusión: está hinchado.
Advierte sobre su elección de remedio por características de los síntomas que aparecen durante la fiebre.
Tomó del Synthesis: Sueño, Insomnio durante la fiebre (en el Synthesis figura: Insomnio durante calor, tanto en la versión en inglés como en la de castellano), y las dos ilusiones mencionadas. De Generales: calor, falta de calor vital, Deseo de leche, mejorado por la leche. Sueño: Insomnio con escalofrío y Extremidades: dolor en articulaciones.
Por estas características prescribe Aranea diadema y relata rápida mejoría que con algunas recaídas, se mantiene dos años después.
Comenta el autor que las arañas se desplazan y viajan grandes distancias por el aire, colgándose de hilos de la telaraña. Compara al niño con las mismas por los sueños de volar; de volar a la Luna en naves espaciales; de escalar con cuerdas y jugar con cuerdas y haciendo nudos.
De autor holandés, el siguiente caso, de un paciente que ya a los diecisiete años había matado a un hombre y herido a otro con un cuchillo, y que dos veces escapa de prisión por el tubo de desagüe fijado en la pared.
Piensa el autor en Mygale Iasidora por su agresividad y por hablar con avidez de sus negocios, además de rechinar los dientes durmiendo.
Lo piensa por clases que escuchó sobre arañas dictadas en 1995 y síntomas de inquietud, agresividad, obsesión por el trabajo y que es sediento y que come lo justo para seguir viviendo.
Luego relata características de la citada araña y compara que el paciente escapó por el tubo de desagüe.
Como el paciente tiene obsesión por el trabajo, el autor dice que la araña es muy eficiente en su trabajo y asocia las ocho patas de la araña trabajando con la manera en que el paciente (que tiene una empresa pavimentadora) colocaría los adoquines del pavimento con sus manos.
Otro caso de autor italiano: otra historia con abundantes síntomas mentales, pero que se da Mygale Iasidora porque abre los párpados y los cierra rápidamente, sacudiendo la cabeza, tiene sueños inquietos, rechina los dientes durmiendo y padece frilosidad.
Le administra el remedio, analizando en el McRepertory poniendo énfasis en los remedios pequeños, porque las arañas son muy frioleras y ya había recibido Agaricus.
Como siempre, resultados espectaculares, hasta el haber dejado los anteojos, luego que el oculista dijera que había recuperado media dioptría en cada ojo.
En el mismo número, hay un artículo de un belga que trata de la formación clínica en la Homeopatía clásica, refiriendo que G. Vithoulkas fue el primero (?) en promover escuelas para la formación clínica en la Homeopatía, estableciendo una en Atenas.
En Bélgica funciona una en Hechtel. La formación dura de tres a cinco años, con práctica en consultorio, supervisiones y detalla condiciones, bibliografía y escalones en la atención, que nos recuerdan más a lo que sucede en nuestro país.
Desde la formación que se imparte en la AMHA, y hace transmisión en las cátedras, pienso que los trabajos clínicos relatados antes me generan prejuicios.
Estos son varios
1) En esos trabajos, parecería que desde la óptica de un pensamiento alopático, sólo cambia el remedio dado.
2) En algunos hay historias muy extensas, pero repertorizan poniendo más énfasis en los síntomas generales y locales.
3) En ocasiones me impresionan como que adhieren al pensamiento de Paracelso y las signaturas.
4) Lo más impactante es donde se refieren a diccionarios de símbolos, o cuando expresan "se me ocurrió pensar en arañas" y siguen desde allí.
Acordemos que en cualquier observación hay que tomar en cuenta al observador, pero me parece un forzamiento el hacer intervenir una ocurrencia personal como determinante del remedio a dar, o acordarse de una característica, (en este caso del animal del cual se extrae el remedio), y aplicarla al paciente (el caso del escape de prisión).
No mencioné una experimentación patogenética con Haliacetus leuco-cephalus (águila calva) donde el experimentador dice "Deseo ir a las montañas pero no puedo hacerlo en un día" y dice que los síntomas son más claros si sabemos que la sangre fue tomada cuando el águila no estaba en su medio natural, sino en un centro de rescate; otro: "Siento mi brazo derecho como un ala rota", que es más fácil de entender, según el autor, si sabemos que el águila fue rescatada después que un disparo le dio en el ala y la pata.
Allí afirma que el material de origen es de un solo espécimen y pueden ser síntomas que no tienen que ver con la especie, sino con condiciones psicológicas y físicas del animal que fue usado.
Aquí surge una nueva duda, porque habla de los síntomas del animal, cuando la experimentación patogenética debería observar síntomas que se producen en el experimentador y ver si se dan en otros (experimentadores).
5) El punto más problemático del prejuicio es que si mostramos estos casos a otros colegas homeópatas, puede surgir: "Tratan así a los pacientes porque no saben Homeopatía". Cierto, pero si nosotros mostramos nuestras historias a aquellos, pueden decir: "Ellos no saben Homeopatía clínica".
Con lo cual no sé si bajo la palabra Homeopatía no se refugian muchas ideologías diferentes y algunas totalmente antagónicas.
Creo que el método nuestro de anotar textualmente frases del paciente es bueno para apoyarse en la búsqueda de síntomas mentales, y luego poder afirmar: tomé en cuenta Abandono o Trastornos por decepción, por esta frase.
Con esto podemos equivocarnos o diferir con otro colega para el cual esa misma frase remitiría a tomar trastorno por desprecio en vez de decepción, pero queda algo preservado que es la frase transcripta que puede discutir otro, que creo que no es lo mismo que "iluminarse" en la entrevista y por pensar en naves espaciales, transpolarlo a la substancia y luego al paciente.
En síntesis, mi mayor prejuicio sería el siguiente:
Historias clínicas de la cátedra o privadas, con pacientes que consultan por algo funcional u orgánico crónico, grave desde el punto de vista anatómico y con pronostico severo, tenga el nombre o diagnóstico que sea desde la alopatía, me siento en condiciones de exhibirlas a un colega alópata, planteando la diferencia de enfoques de las dos medicinas, y fundamentando en síntomas mentales, generales y locales el remedio que surge, y la necesidad de administrárselo para mejorar la calidad de vida del paciente y la posibilidad o no de mejorarlo clínicamente así como de poder reducir la necesidad de otros fármacos dados desde la óptica de la medicina oficial, sin temor a ser criticado salvo en el hecho de las diferencias de enfoque, y pudiendo declarar que de eso trata la homeopatía que ejerzo.
En cambio, no me atrevería a mostrarle a ese hipotético colega los trabajos publicados en la revista en cuestión y decirle que yo ejerzo la homeopatía, pues temería ser mal visto o clasificado como un inventor de fantasías.


Resumen:
Se describen trabajos publicados en una revista que ha iniciado la publicación en español de los mismos, manifestando el autor los prejuicios que pueden despertarse ante la diferencia de enfoques que tiene la Homeopatía en distintos lugares del mundo, motivados tal vez por marcos referenciales que difieren en su concepción filosófica o doctrinaria.


Antecedentes

Publicaciones Generales

Publicaciones Médicas